Adopta un amigo, NO lo compres!

¿Peleas entre perros?


Algunos consejos prácticos para evitar las peleas entre perros y para actuar en caso de que éstas se produzcan

perro-enojadoLas peleas entre perros son situaciones desagradables y potencialmente peligrosas cuyos riesgos podemos minimizar desde el momento de la adquisición de nuestra mascota. Por esta razón, si decidimos adquirir un perro “de pelea” debemos ser conscientes de que su cuidado supone aceptar una responsabilidad grande y hacernos cargo de sus reacciones instintivas.

En cualquier caso es necesario que el cachorro aprenda, a lo largo de sus doce primeras semanas de vida, que debe responder de forma sumisa ante dominación de un perro mayor. Si un perro no es correctamente socializado durante este periodo, difícilmente podrá serlo después y esto le acarreará problemas en su relación con otros perros bien por miedo excesivo o bien por agresividad.

Un buen entrenamiento resulta también fundamental, ya que si el perro acepta el liderazgo de su amo y le rinde obediencia incondicional, será más fácil evitar conflictos, ya que el animal responderá a la llamada de su dueño incluso durante los juegos con otros perros.

Si pese a todas las precauciones se produce una pelea entre dos perros, debemos evaluar la gravedad del conflicto antes de lanzarnos a cualquier tipo de actuación. Si ninguno de los dos perros parece estar en serio peligro, lo mejor es no hacer nada y dejar que resuelvan la pelea por sí mismos.

En caso de que la pelea entre los perros revista auténtica gravedad, es necesario actuar de manera rápida y decidida, aunque hay que tener en cuenta que en momentos de tensión como este se cometen numerosos errores que ponen en peligro no sólo la integridad de los perros, sino también la del mediador.

Nunca debemos agarrar a los perros por el collar, ya que la tensión de la pelea puede hacer que tu presencia pase inadvertida y te veas expuesto a recibir graves mordeduras. Otras reacciones poco recomendables pasan por dar gritos o intentar golpear a los contendientes, ya que esto sólo conseguirá aumentar su agresividad.

La mejor actuación en estos casos precisa la colaboración de dos personas y consiste en levantar las patas traseras de los dos perros a la vez y obligarles a caminar hacia atrás. Si estás solo, deberás distinguir al perro dominante y alejarlo de esta forma del más débil. En caso de hacerlo al contrario, pondrás al perro más débil en desventaja y lo expondrás a un grave peligro.

 

¿Porqué se producen las peleas de perros?

Existen diversas situaciones que pueden provocar una reacción agresiva de un perro hacia otro y causar peleas de perros. Conocer estas situaciones es fundamental tanto para evitarlas en la medida de lo posible como para saber actuar en caso de que el conflicto resulte inevitable.

Las disputas de jerarquía que se establecen entre dos machos son las más comunes pero también las menos peligrosas. La situación suele resolverse de manera natural al quedar demostrada la supremacía de un perro sobre otro sin que se produzca un ataque grave ya que los perros machos, por lo general, inhiben su mordedura.

Sin embargo no sucede lo mismo en el caso de que la pelea se produzca entre dos hembras, y el hecho de que éstas no inhiban su mordedura hace que este tipo de peleas de perros sean las más peligrosas. Pese a que este tipo de enfrentamientos se produce muy raramente, es necesario tener en cuenta que, cuando hay peleas de perras, lo hacen a muerte.

Las peleas de jerarquía entre un macho y una hembra son también poco habituales pero, en caso de producirse, suponen un grave peligro para el macho. Pese a que el perro pueda efectuar maniobras de defensa ante los ataques de la hembra, éste nunca llegará a infringirle un daño real incluso a expensas de su propia vida.

Si el conflicto se produce entre un adulto y un cachorro, no resultará peligroso siempre que quede bien patente la superioridad física del primero. De todas formas es necesario tener en cuenta que un cachorro de ocho meses ya es considerado, a ojos de los demás perros, como un adulto, por lo que en caso de pelea no se verá protegido por su corta edad.

Una excepción general a todas estas consideraciones se da en el caso de que uno de los perros implicados en una pelea de perros sea uno de los considerados “razas de pelea” como bull terriers, mastiffs, dogos argentinos, etc. En este caso, independientemente del sexo de los contendientes, el grado de peligrosidad de la pelea será similar al de un enfrentamiento entre hembras, ya que estas razas no inhiben su mordida y su instinto hace que peleen de forma seria en cualquier situación de amenaza.

Fuente: El perro verde.

Anuncios

2 junio 2009 - Posted by | Información y Tips

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: